Los ordenadores, Internet, la web, los smartphones… han revolucionado el mundo y, por supuesto, nuestras vidas. Pero todo progreso tiene sus pros y sus contras. Una de esas desventajas es que en internet hay millones de personas y no conocemos a todas. Para conocerlas necesitamos a alguien que nos la presente, es decir una tercera persona. Pues bien, en internet ese vínculo que hace de puente entre dos personas son el DNIe o certificados digitales, en el caso del País Vasco existe Izenpe. También existen empresas que hacen de intermediario como Paypal, entre otros.

A día de hoy, existe una solución que se llama blockchain o cadena de bloques que se puede definir como “una base de datos compartida entre diferentes partes, conocidas como nodos, donde cada dato queda registrado, encriptado y, a la vez, inalterable”. Pero para casi todo el mundo la palabra ya suena como si fuese algo de otro mundo y su breve definición lo corrobora. Así que de una manera fácil se puede decir que blockchain es una base de datos con un libro de cuentas donde todos los que forman parte tienen una copia. Esto permite que la información sea inalterable. Si todos tenemos una copia esa información es veraz y si alguien intenta corromperla se puede demostrar que es mentira. Esta es la parte inalterable.

Forma de una red distribuida y descentralizada. (Imagen: Cripto Tendencias)

Forma de una red distribuida y descentralizada. (Imagen: Cripto Tendencias)

El encriptado que usa son complejos algoritmos y al mismo tiempo unas reglas muy estrictas, por lo que la privacidad queda a buen recaudo. Básicamente porque para acceder hay que tener unas claves. Pero esto no es el único mecanismo de defensa que tiene la cadena de bloques. La información que se transmite en las operaciones se las llama token. ¡Vaya! ¡Otro término nuevo! Vamos a decirlo de una manera rápida y breve, aunque esta verdad es con matices. Un token se puede definir como: una unidad de valor y que sirve para otorgar derechos. Una especie de moneda ya que tiene un valor.  Para poder robar tokens y alterar blockchain, los ciberdelincuentes deberían robar miles de ellos almacenados en diferentes ordenadores. Otro mecanismo de defensa es la descentralización de los ordenadores, ya que están esparcidos por todo el mundo.

El registro lo que hace es recopilar todo lo anteriormente dicho y así poder tener todo apuntado. Y este registro lo tienen todos los que participan en esa red ya que se trata de una base de datos compartida por todos los usuarios que estén en la red y este número no tiene límite alguno.

Tras una breve introducción vamos al matiz de la cuestión: ¿qué uso se le puede dar a esta tecnología? Blockchain unida a otras tecnologías como puede ser el internet de las cosas, donde todo está conectado a internet, puede utilizarse en cualquier transacción que necesite de una verificación sin necesidad de terceros ya que internet existen entornos inseguros y de poca confianza como en la vida real.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: